LOS GIRASOLES (Sheramy Bubdrick)

26.12.2013 09:58

 

LOS GIRASOLES 
(Sunflowers, 2009) 
Autor: Sheramy Bubdrick 

Editorial Viceversa 
© Sheramy Bubdrick 2009 
© Editorial Viceversa 2011 
Traducción de Juanjo Estrella 
1ª Edición, 2011 
Género y tags: Novela histórica, arte de Vincent van Gogh, últimos años del pintor, amor y locura. Literatura de EEUU. 
ISBN: 9788492819584 
404 Páginas 

(Se incluye una nota explicativa de la autora y una relación de las pinturas que aparecen en el libro, indicando su paradero actual y fecha de creación) 

Argumento: 
La joven prostituta Rachel, acogida en la “Maison de Madame Virginie” tras un tormentoso pasado, duerme plácidamente en un hermoso jardín de Arles soñando que es una dama y rememorando los días en que era niña y tenía a sus padres… Al despertar, descubre a un hombre pelirrojo y con sombrero amarillo que la está pintando… 

Una corriente de simpatía se establece entre la muchacha y el excéntrico pintor, que no es otro que Vincent van Gogh. 

Escribiendo en primera persona, Rachel transmite el día a día de una relación especial en la que la sensibilidad extraordinaria del artista, su increíble capacidad de trabajo y hasta los “demonios” que le llevaron hacia un trágico final se desgranan con increíble intimismo y conocimiento de la naturaleza humana. La historia se adereza con una tierna, conmovedora y entrañable historia de amor entre ambos protagonistas. 


Opinión: 
Historiadora de Arte e incondicional admiradora de Vincent van Gogh, Sheramy Bundrick ha creado una ficción histórica que es, en si misma, una obra de arte. 

Basándose en algunas cartas del pintor a su hermano Theo y en los documentos que existen sobre él, muchos contradictorios y algunos que no podrán ver la luz hasta 2042 (archivos sobre burdeles del periodo 1871-1891), la autora ha sabido crear una novela entrañable, misteriosa e intrigante… Y es que Rachel existió, y parece ser que fue la receptora de la oreja del pintor y al menos uno de sus cuadros, hoy desaparecido (lo que no se sabe es si el nombre de la joven es correcto, habrá que esperar hasta 2042). 

La personalidad del pintor, su enorme capacidad de trabajo, sus ideas innovadoras y revolucionarias, el deseo de crear en Arles un grupo de “impresionistas del sur” y hasta la frustración que le supuso a Vincent no vender sus cuadros, son detalles que animan al lector a conocer un poco más a ese personaje y especular acerca de la enfermedad que le llevó a atentar contra sí mismo en varias ocasiones, en una de las cuales se seccionó su oreja izquierda. 

El libro capta a la perfección el espíritu de un hombre que vive por y para la pintura, que es innovador, tremendamente creativo y que, no obstante, no vende cuadros y depende de su hermano para sobrevivir. 

Las mezclas de colores que emplea Vincent, lo que significa para él juntar unos con otros, la explicación del cómo y por qué de algunos de sus lienzos, el imperioso deseo de atrapar instantes únicos en una naturaleza cambiante… Está claro que la autora es una apasionada de la obra del pintor y esa pasión la transmite en toda la novela. 

También la época en la que se sitúa la historia (1888-1890) está perfectamente reflejada a través de la encorsetada y estirada sociedad, en la que una muchacha sin dinero ni familia tenía pocas opciones para convertirse en una dama y si una mujer ejercía la prostitución quedaba fichada por la policía, cosa que le impedía dedicarse a otro trabajo a menos que lograra reunir dinero suficiente para que la borrasen de la lista… 

Y como ha ocurrido, lamentablemente, con incontables artistas, escritores, inventores…, es triste pensar que van Gogh no vendió sus pinturas (salvo una), que apenas lograba exponer y que no recibió en vida los elogios que se han hecho de él tras su muerte. 

Cabe destacar el interesante anexo en el que Sheramy Bundrick relaciona los cuadros que Vincent creó durante el periodo en que transcurre la historia y su paradero actual; hasta deja una pista sobre el lienzo en el que podría aparecer Rachel… También la descripción de la ciudad de Arles, con sus ruinas romanas y tradiciones o hasta el funcionamiento de una “Maison des filles” quedan perfectamente enmarcados, descrito todo ello con objetividad pero visto desde el corazón. 

Recomiendo el libro sin dudarlo. Está perfectamente escrito, es ameno e intrigante… Atrapa de inmediato por el carácter cercano y conmovedor de una historia de amor envuelta por las circunstancias, la falta de recursos y la hipocresía de la sociedad. Y despierta, como decía, un inmediato interés por conocer mejor a ese gran desconocido en su tiempo: Vincent van Gogh. 

@Pilar López Bernués